Bloque de hielo Larsen C se desprende de la antártica y genera múltiples dudas en la comunidad científica

Larsen C, Goya

Los efectos del proceso natural del planeta tierra están comenzando a verse y esta semana ha quedado demostrando una nueva evidencia de que el desgaste de nuestro medio ambiente está llegando a niveles considerables.

Uno de los efectos del paso del tiempo y del efecto contaminante de la acción del hombre en la tierra comienzan a verse patentes, por ejemplo, uno de los días que la comunidad científica estaba esperando finalmente ha llegado. Una parte enorme de la barrera de hielo Larsen C, que es considerado como uno de los icebergs más grandes jamás registrados, finalmente se rompió y desprendió de su masa principal y ahora está a la deriva en el océano.

Un enorme bloque de hielo comienza su recorrido por las gélidas aguas del polo sur del planeta, con un destino que está siendo seguido con gran interés por los científicos de todo el mundo.

Las dimensiones del Larsen C, son impresionantes. Esta parte de la barrera de hielo tiene aproximadamente 6.000 kilómetros cuadrados y pesa cerca de un billón de toneladas, vale decir un equivalente a 83 millones de elefantes en peso y unas 14 veces la ciudad de Madrid. El desprendimiento de este gran trozo de hielo ocurrió entre el lunes 10 y el miércoles 12 de julio, lo que se fue confirmando a través de esta semana a través de imágenes satelitales infrarrojas.

La comunidad científica

Los científicos que han estado observando este evento, han confirmado el proceso natural de este bloque,  el que se ha desarrollado por años. Para el profesor Adrian Luckman, quien es investigador líder del Proyecto MIDAS, proyecto que ha monitoreado el fenómeno de cerca por varios años. Él durante el mes pasado señaló que «será impresionante si [la masa de hielo] no se va en los próximos meses». Aunque su pronóstico probó estar en lo cierto, la predicción de este desenlace siempre ha sido complicada, por múltiples factores.

«Hemos estado anticipando este evento durante meses y nos hemos sorprendido de cuánto tiempo le tomó a la grieta romper los últimos kilómetros de hielo», dijo el profesor Luckman en un comunicado, citado en IFLScience que «seguiremos monitoreando, tanto el impacto de este evento de separación en la plataforma de hielo Larsen C como el destino de este enorme iceberg».

Algunos antecedentes

La grieta que provocó el quiebre ha estado creciendo a un impresionante ritmo desde 2010, alargándose por más de 200 kilómetros en los siete años siguientes, creciendo en brotes por la densidad cambiante del hielo. El más blando tardó más en romperse y la grieta se propagó mucho más rápido a través de hielo más duro. La grieta fue creando nuevas ramificaciones y una de ellas, formada a principios de 2017,  fue particularmente importante, ya que condujo a esta división definitiva.

La plataforma de hielo Larsen C es la tercera dentro de una serie de plataformas que se están rompiendo desde la década de 1990. La plataforma de hielo de Larsen A se dividió en 1995 y también hubo una ruptura repentina de la plataforma B en 2002. Aunque muchos científicos creen que el cambio climático ha hecho crecer las grietas más rápido, el evento se describe más como geográfico que climático.

«El iceberg es uno de los más grandes registrados y su futuro progreso es difícil de predecir. Puede permanecer de una sola pieza pero es más probable que se rompa en fragmentos. Parte del hielo puede permanecer en el área durante décadas, mientras otras partes del iceberg pueden derivar hacia el norte en aguas más cálidas», explica Luckman.

Deja una respuesta